Dentro de un maletero

historias cortas de misterio, intriga y suspense. Los cuervos y la chica.

Sofía tenía las manos aferradas al volante con los nudillos mirando hacia la luna delantera. No se pudo saber cuál era el ángulo de separación entre sus dos manos. Ella estaba sentada en el coche. Desde su posición observaba todo lo que ocurría por el espejo retrovisor, cuya visión solo era del 75 % debido al polvo incrustado. De fondo sonaba una música psicodélica que no paraba de reproducirse. Quizá antes de llegar hasta aquella pronunciada cuesta le había dado al botón de bucle. Su pie izquierdo continuaba pisando el…

LEER COMPLETA

Tengo TOC, y me alegro

Trastorno obsesivo compulsivo con los numeros. Tengo transtorno obsesivo compulsivo contando numeros.

Desde hace unos años sufro TOC (trastorno obsesivo compulsivo) y eso hace que mi relación con los números dos y tres sea demasiado familiar. Tengo debilidad por el «dos» y huyo de todo lo que contenga el «tres». Al principio creía que se trataba de alguna secuela que arrastro desde la infancia, pero no es así, y he llegado al punto de tener que hacer una lista mental para no tener que volver a repetir situaciones que incluyan el número que detesto. Pánico diría yo. ¿Cómo explicarle a mis futuros…

LEER COMPLETA

Un tiro en la nuca o tener palabra

Texto breve reflexivo sobre las personas que no tiene palabra pero se estrechan la macho.

Cogidos de la mano acaban de pasar cada uno de los contratos que firmaste. Yo también. La letra pequeña no vale de nada si uno de los impostores no saben traducirla. Solo la sonrisa del que siente de verdad que ha tenido un detalle prevalecerá. Lo demás es puro cuento, para sacar un mechero y prenderles fuego. Hace años existía la palabra y ahora ya no vale ni el derecho a estrechar la mano y ver que el hueco que hay entre los dedos pulgar e índice se solapan. Mano…

LEER COMPLETA

Síndrome de estocolmo en tu jodida boca

Poema sobre besos. Mejores poemas de besos entre enamorados, parejas y amantes. Besos largos.

Entre mi outlet hecho deseo, aparecen tus piernas haciendo victoria, conviertes el sudor en un cepo, que enviste el balano de forma aleatoria, ¿y yo que?, ¿y tú ahí?, la lava de esa boca es placebo, una trituradora de escoria, una fábrica de matar miedos, dos orgasmos montados en noria, ¿y yo así?, ¿tú a mi? PRIMER BESO: Reconocerlo. Mi lengua parece un suicida que va rozando la parte más sensible de tu labio superior. Por la izquierda. Cada vez que averiguo el perímetro de esa carne, la transparencia líquida…

LEER COMPLETA

Seduciendo a una chica Almodóvar

Relato sobre seducir y ser una chica Almodóvar. Ligar por mensajes en redes sociales.

El que la sigue la consigue pero aquel tipo se murió de hambre, y casi diría que fue un abandono propio por causas que él desconoce, como el agotamiento mental. Su cerebro no estuvo en plena forma y ella tenía la certeza de que nunca lo estaría. Al principio todo funciona si su instinto le dicta que por mensaje directo en cualquier red social hará que se sienten a tomar café, como en el programa First Dates. Una cita a ciegas moldeada por su creador, un macho que está detrás…

LEER COMPLETA

Por no ser alguien puntual

Reflexión sobre el paso del tiempo y el reloj. Conversaciones entre amigos y la novia sobre el tiempo.

Me gustan las personas puntuales de cabo a rabo, sin ningún matiz que pueda contradecirme. No desecho a ninguna, ni siquiera a aquellas que mandan mensajes cinco minutos antes para recordarme la hora exacta del encuentro. Todos los humanos que mantienen la palabra con un reloj en la mano son capaces de llevarme a un altar. Mucha gente ha vivido en primera persona cómo me cambia el rostro si me dejan esperando dos milésimas más, y que conste que yo no soy de mentir. Os puedo asegurar que el paso…

LEER COMPLETA

Visita al Luthier

Micro historia de suspense en el que un guitarrista lleva una guitarra mientas su mujer está muerta.

La digitación de John era bastante eficaz. Un tipo muy metódico. Salía de trabajar a las seis de la tarde y al llegar a casa siempre aprovechaba para repasar escalas. Se le ponía dura cuando escuchaba el sonido de una guitarra eléctrica. John llevaba media vida acostándose con ella. Le cambiaba las cuerdas cada mes. En su mesita guardaba un juego entero. Seis eran seis. Podréis pensar que una persona meticulosa nunca juntaría en el mismo cajón condones con hilos de acero. Quien sabe, quizá usaba el aceite que emanan…

LEER COMPLETA

Maquiavela memoria en el dentista

Micro historia de suspense entre un hombre y un dentista. Thriller, intriga, misterio.

Ser una persona ordenada siempre fue una tarea pendiente para Valentín, aunque en su desorden afloraba el mismo sistema que la empresa Amazón usa para el empaquetado de sus productos. Desde la cama le bastaba con descolgar el brazo perpendicularmente y tenía a su disposición siempre un cargador de móvil, toallitas para bebé, alguna lata de Coca Cola sin empezar, Ibuprofenos y paquetes de clínex por un tubo. Tal cual. El soltero de 40 años poseía una memoria tan prodigiosa que era capaz de acordarse de cada uno de los…

LEER COMPLETA

Estrangulador del tiempo

Mini historia corta de una conversación entre un abuelo y su nieto hablando del paso del tiempo.

Proliferan los hijos de puta, criados y entrenados bajo talleres sin licencia. Uno de tantos. A diario ingerimos sus textos como si fuera lo único que pueden alegrarnos la existencia. Estos seres adoctrinan consejos que nunca los ponen en práctica. Abro las redes sociales y emanan como plagas en forma de notificaciones, mensajes, etiquetas y publicaciones. Son los reyes del mambo. En todo consejo de oído fácil y de gatillo suelto existe un elemento con vida propia, que condiciona cada texto de mosquito muerto: el tiempo. Da igual en que…

LEER COMPLETA

Una peluquera paciente

Historia corta de una peluquera ligando con un hombre soltero.

Sentado en la silla me convertí en un muñeco de cera, en un maniquí viviente que a día de hoy tampoco le hace ascos a los dedos que se entrelazan en mi pelo. Un número más. Los pies estaban lejos de llegar al suelo pero no me importaba una mierda, porque para mí el placer que voy a describir a continuación nunca podrá compararse al de un orgasmo de diez minutos seguidos. Yo hubiera subido miles de veces a su trono con los ojos vendados. Creerme, se lo que se…

LEER COMPLETA